martes, octubre 28, 2008

Códigos


Pasó dos semanas en los calabozos de la comisaría y me contó uno de los policías que lo interrogó, que la única declaración útil que le sacaron fueron un par de silencios. Los chicos se emplearon a fondo con él, le dieron duro, hasta que la pintura de las paredes comenzó a sangrar. Pero, muchacho, le sacamos tan poca información como si interrogáramos a una pregunta.

Tony Payne conocía los códigos. Los aceptaba y cumplía porque los había mamado y digerido desde que nació. Se había criado en la calle, con unos padres ausentes, tutelado por los tipos que llevaban un garito de juego clandestino en la calle Edgewood. Con la niebla de Chicago como única patria y bandera. Y había aprendido que en la vida cada uno tiene unas normas que, para bien o para mal, debe aceptar o rebelarse contra ellas. Y tenía muy clara su elección.

Había dejado tan pronto la escuela que lo único que los profesores recordaban de él era que fue un alumno capaz de copiar hasta en los exámenes orales. Tenía sólo catorce años y no habría pasado de ser un raterillo de la Avenida Bloomingdale, de no haber caído en gracia a Sam Giancana. Sam era el capo que controlaba la ciudad y le hizo gracia aquel chico que cuando le estaba limpiando los zapatos le robaba el reloj mientras le sustraía la cartera. Normalmente, por algo así, cualquier otro habría acabado con un novedoso surtido de agujeros en el cuerpo, pero Sam vio en los ojos de Tony un brillo especial capaz de elevarse de entre los escombros de la escasez. Muchacho, le dijo, soy un tipo como tú, que antes que el éxito probó el sabor del lodo. Trabaja para mí, muchacho y te garantizo que cuando encuentren tu cuerpo nadie podrá decir nunca que no ibas bien vestido.

Desde entonces comenzó a trabajar para Sam en golpes que iban creciendo a la par en riesgos y beneficios. Pero Tony siempre lograba escabullirse. Y cuando no, como la primera vez que lo detuvieron, demostraba la solidez de un tipo curtido. Cuando el poli intentó tomarle las huellas la tinta patinaba de tal manera por la yema de sus dedos que le untaron los dedos con un pincel.

Han pasado ya algunos años desde entonces, pero Tony conserva intactos sus principios. Todos lo saben. Y cuando el comisario pide ahora que lo vuelvan a interrogar, los polis se miran entre sí. Payne lleva ya dos semanas en los calabozos. Ellos saben que no le van a sacar ni una maldita palabra del atraco a la joyería Goldstein. Saben que la única declaración que van a transcribir serán cinco folios de silencios.



_ ¿Te has cargado a alguien?
_ Ni mujeres, ni niños, esas son las reglas.

Mathilda (Natalie Portman) & Léon (Jean Reno) · El profesional (León)

11 Comentarios:

At 29 octubre, 2008 10:38, Anonymous Anónimo dijo...

Pike, muchacho, no te pierdas tanto tiempo.
Las balas perforan mi mente cuando no escribes.

 
At 29 octubre, 2008 12:06, Blogger Pluma estilográfica dijo...

Siguiendo el código de Tony Payne, sin palabras.

Saludos!!!

 
At 29 octubre, 2008 15:21, Blogger soloputa dijo...

Desde http://soloputa.blogspot.com/:

¡¡¡Es irremediable... no pUEDO controlame!!!
ESTO ES SPAM... EXQUISITO.
SOY......"SOLO PUTA"
Participo en el concurso de blog del 20 minutos.
Hay una cosa que TU puedes hacer por mi culo en la categoria de Blog Erotico....
Muy Buen Blog.Me ha encantado.Yo soy menos inteligente y sólo es un Blog de fotos de mis cachas y poemas guarrotes.Te aseguro que es un Una buena manera de soltar endorfinas! Enhorabuena y espero tu visita.Besos
P.D...copiado por mi jeta de otros que hacen spam..

 
At 29 octubre, 2008 19:36, Anonymous Anónimo dijo...

ya lo echaba de menos

 
At 01 noviembre, 2008 13:12, Blogger Auggie Wren dijo...

Parece que el bueno de Pike se ha recuperado de la resaca para regalarnos una vez otra pieza maestra, otra historia de un tipo que deja sus noches en el Korova y busca una respuesta en el fondo de la botella.

Sláinte. Tomaré un trago a tu salud esta noche, Pike.

 
At 03 noviembre, 2008 00:43, Anonymous Anónimo dijo...

Mr. Pike, hace tiempo que no se de Ud. por favor no se ausente por tanto tiempo. Le ruego nos mantega al día, felicitaciones.

Se Despide




_

 
At 07 noviembre, 2008 04:33, Blogger Billy dijo...

Publicáis poco pero cuando lo haceis es siempre con una buena historia en los bolsillos.

Da gusto leer blogs como el vuestro.

Salud!

 
At 10 noviembre, 2008 12:16, Anonymous Anónimo dijo...

Sobresaliente otra vez.
Hacia mucho tiempo que no me paraba en este antro a tomar esa copa que me matara, pero hoy me apetecio flirtear con la muerte y me encontre con otra historia, que aunque llena de angulos, es redonda.

 
At 20 noviembre, 2008 02:19, Blogger Nippur dijo...

Genial, el final se conoce de entrada y sólo se quiere leer para saber que hay en ese mientras tanto.
Pike, lo suyo es de una regularidad asombrosa: todo es bueno.

 
At 28 noviembre, 2008 08:15, Blogger Auggie Wren dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 28 diciembre, 2008 20:33, Blogger Miriam Márquez dijo...

Caí aquí por casualidad... o no. Me gustan tus símiles y tus contradicciones. Saludos.

 

Publicar un comentario

<< Home